Marcas 'premium' venden más autos en México

BMW X3.

CIUDAD DE MÉXICO - Las ventas de autos en México no repuntan. En octubre bajaron 4.9 por ciento comparado con el mismo mes de 2017, según el último reporte de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). Pero en medio de esta caída no todas las marcas la están pasando mal.

El segmento premium, que es menos sensible a los incrementos en los precios y en las tasas de interés, está de regreso.

BMW, Mercedes-Benz, Mini, Acura, Infiniti, Lincoln, Volvo y Jaguar Land Rover reportaron mayores ventas en octubre, comparado con el mismo mes de 2017. Solo Audi, Porsche y Smart tuvieron una caída durante el mes de octubre dentro del segmento.

Las ventas de estas 11 marcas promediaron un crecimiento de 17 por ciento en octubre al llegar a 6,162 vehículos. Entre enero y octubre, las ventas suman 59,610 vehículos premium, 16 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, según datos de AMDA reportados la semana pasada.

“El consumidor promedio de este tipo de vehículos tiene mayores ingresos y es menos sensible a factores negativos, como el incremento de las tasas de interés o el encarecimiento de los bienes y servicios”, dijo Guillermo Rosales, director general adjunto de la AMDA, en entrevista con Automotive News México. “En consecuencia, siguen teniendo capacidad de pago y son sujetos de crédito”, añadió.

Para aprovechar que los consumidores de mayor poder adquisitivo no han disminuido su capacidad de compra, mientras que la clase media sí lo ha hecho, las marcas han robustecido sus portafolios de producto con nuevos modelos: de los 45 lanzamientos programados para este año en el mercado mexicano, alrededor de 18 corresponden al segmento premium.

“La combinación de mayor variedad de producto con esta preferencia del sector bancario por un consumidor con mayor poder adquisitivo ha favorecido la venta de vehículos premium en México”, dijo Guido Vildozo, analista especializado en el sector automotriz de IHS Markit.

En contraste, el denominado segmento de entrada, compuesto principalmente por modelos subcompactos y compactos de precio bajo, continúa cayendo. Tan solo en octubre, se vendieron 3,895 unidades menos de este tipo de vehículos comparado con el mismo mes de 2017, según datos de AMDA.

“El segmento de entrada es bastante dependiente del crédito. Pero históricamente, cuando un mercado se contrae, suben las tasas de interés y los bancos prefieren prestar a un consumidor más establecido, de salario más alto. Por ello, en este momento las condiciones de financiamiento no favorecen la adquisición de los modelos de entrada”, dijo Vildozo.

Puede contactar a Ivet Rodríguez en irodriguez@autonews.com -- Siga Ivet en Twitter: @Ivet2R

Boletines Electrónicos
  • Boletines generales
  • (Días de la semana)
  • (Lunes)
  • (según sea necesario)
  • Puede darse de baja en cualquier momento a través de enlaces en estos correos electrónicos. Para más información, vea nuestro Política de Privacidad.