Precios y financiamiento más caros, el gran reto para concesionarios

DETROIT - Para la mayoría de los fabricantes de autos, las ventas en Estados Unidos cayeron durante septiembre por los estragos del huracán Harvey el año pasado. Pero otro factor está emergiendo como un viento en contra para las ventas: la accesibilidad entre algunos compradores de vehículos nuevos.

En vista de que los precios de transacción de vehículos y las tasas de interés siguen aumentando - al tiempo que los fabricantes de autos reducen los incentivos - los analistas y los concesionarios están señalando que la resultante elevación de precios para los consumidores podría llegar a un punto crítico, si es que no ha llegado aún.

“Hemos visto más de un cambio hacia el arrendamiento, puesto que los pagos en esta modalidad tienden a ser menores en relación con los pagos mensuales por compra”, afirmó Wes Lutz, presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Automóviles de Estados Unidos y propietario de Extreme Dodge Chrysler Jeep Ram en Jackson, Michigan.

No obstante, el incremento de precios está golpeando también a los arrendamientos. Jonathan Banks, vicepresidente de avalúos y analítica de vehículos en J.D. Power, explicó que los clientes que arrendaron en el momento ideal - hace tres años, cuando las tasas de interés eran más bajas y los valores residuales eran más altos - están regresando al mercado en el peor momento.

“Hay muchos consumidores fastidiados”, agrega Banks. “Regresas al mercado, estás pagando 299 dólares o la suma que sea por tu Fusion o tu Camry, y ahora quieren 399 dólares. Eso es un gran problema ".

Pero si la accesibilidad es un problema creciente, no todos los fabricantes de vehículos están haciendo sonar la alarma.

Si bien advierte que parece hablarse de este tema “casi a diario”, Jack Hollis, gerente general de la División Toyota, dijo que factores económicos clave, como el crecimiento del empleo y la confianza del consumidor, siguen siendo favorables. Al parecer, hay más ingresos discrecionales a disposición de los compradores, agregó, y Toyota tiene una gama de modelos de diferentes precios.

“La asequibilidad es una cuestión de perspectiva”, agregó Hollis durante una conferencia telefónica con reporteros después de que Toyota Motor Sales registrara una disminución de 10 por ciento en septiembre, impulsada por un desplome de 25 por ciento en las ventas de coches tipo sedan y hatchback que ya no están de moda comparado con los crossovers.

Bryan Bezold, economista para las Américas de Ford Motor Co., reconoció el alza en las tasas de interés, pero explicó que éstas se han visto contrarrestadas por el bajo desempleo, el crecimiento modesto de los salarios y la confianza general del consumidor.

“Ciertamente, la elevación de las tasas de interés representa un factor adverso para los clientes y las empresas, pero dicho factor es pequeño en el contexto económico general”, sostuvo Bezold durante una conferencia telefónica para discutir la baja de 11 por ciento de Ford durante septiembre.

Jack Hollis de Toyota

“Una sacudida para los compradores”

En la industria, el precio de transacción promedio por un vehículo ligero nuevo aumentó 2.3 por ciento en septiembre, para un total de 33,436 dólares, según datos de la consultoría ALG. El gasto por incentivos entre todos los fabricantes de autos en Estados Unidos disminuyó 2.7 por ciento durante ese mes, pero se ubicó en hasta 3.9 por ciento en lo que va del año, de acuerdo con el análisis de Autodata.

El 26 de septiembre, mientras tanto, el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos elevó la tasa de interés de referencia en un cuarto de punto, pasando de 2 a 2.25 por ciento. Fue la tercera ocasión en 2018 en que subió la tasa, y para 2019 se esperan más incrementos.

También en septiembre, la tasa porcentual anual en el financiamiento para vehículos nuevos promedió 5.8 por ciento, contra 4.8 por ciento en el año anterior, según cifras de Edmunds. Los pagos iniciales promedio se incrementaron a 4,198 dólares, en comparación con 3,817 dólares en septiembre de 2017. Y la disponibilidad de préstamos a tasa de 0 por ciento se redujo a 5.6 por ciento, respecto de 10.1 por ciento en el mismo periodo del año previo, marcando una baja de 13 años.

El efecto de goteo de esas tasas más altas comenzó a golpear el mes pasado a los compradores de autos, aseguró Jeremy Acevedo, gerente de análisis de la industria en Edmunds.

Y añadió: “Los precios de los vehículos nuevos siguen subiendo, y cada vez es más difícil encontrar ofrecimientos de crédito favorables. Las condiciones de compra son muchísimo menos manejables que antes, lo que podría provocar una sacudida entre los compradores que regresan al mercado después de algunos años”.

Al margen de la asequibilidad, se esperaba la disminución de las ventas en septiembre. De hecho, la caída de 5.5 por ciento durante el mes fue menor en relación con el resbalón de 7 por ciento pronosticado por los analistas. Pese a la reducción, este fue el cuarto mejor septiembre en términos de volumen de ventas.

Las ventas de vehículos nuevos permanecen relativamente fuertes y están en camino de lograr el cuarto año consecutivo de más de 17 millones de unidades. En los nueve primeros meses de 2018, el volumen creció 0.5 por ciento.

Puede contactar a David Muller en dmuller@crain.com -- Siga Jackie en Twitter: @jccharniga

Boletines Electrónicos
  • Boletines generales
  • (Días de la semana)
  • (Lunes)
  • (según sea necesario)
  • Puede darse de baja en cualquier momento a través de enlaces en estos correos electrónicos. Para más información, vea nuestro Política de Privacidad.